domingo, 20 de marzo de 2011

RUAN (1999), Xiao Yu


Esta grotesca imagen responde al nombre de "Ruan", escultura del ahora polémico artista chino Xiao Yu. 
La obra está hecha con la cabeza conservada en formaldehído de un feto muerto adherida a un cuerpo de gaviota, cola de rata y ojos de conejo. 

Como era de esperar, generó un fuerte escándalo en Suiza en el 2001 (año de su puesta en público en el museo) y un debate sobre los límites del arte, siendo retirada de la exposición por su dudoso e increpable origen.
La cabeza, según la portavoz del museo pertenecía a un feto concebido a principios de la década de 1960 y que posteriormente fue un objeto expuesto en el museo. "Formó parte de una exhibición en formaldehído en Pekín", dijo Gilgen, el portavoz del museo. Las preocupaciones sobre que el feto pudiera venir de un aborto tardío forzado no podrían ser sustentadas.
Las obras de Xiao Yu se caracterizan por una mezcla de partes de animales o de objetos, teniendo especial interés por la mujer preñada, la vida y el aborto. Existen múltiples lecturas de la obra, pero el hecho de estar en el interior de un tarro alude a la idea de jugar a ser Dios. Recuerda a seres mitológicos como las arpías o a los querubines en la religión católica.
Con esto queremos poner en manifiesto nuestras dudas sobre los limites morales del material susceptible de formar parte de una obra de arte.

7 comentarios:

  1. ¿Un "material moral" y con el mismo resultado? No causaría la misma impresión...

    ResponderEliminar
  2. ¡EXACTO! Claro que no causaría la misma impresión, muchas obras son criticadas simplemente por el material del que están compuestas,debido a su procedencia o su carga simbólica.
    A mi juicio pienso que absolutamente todo lo que tu creas conveniente, puede formar parte de una obra, independientemente de su origen. Al incorporar ese material a la obra, el origen del material queda completamente supeditado a esta, la compone, pero no la define si no es necesario, si el autor quiere utilizar el material que quiera para lo que sea es libre de hacerlo.Esta obra es controvertida es gracias a que por suerte hay leyes morales, costumbres, culturas, religiones y todas esas cosas, y gentes que creen en ellas que hacen que todo sea un poco mas divertido

    ResponderEliminar
  3. Estoy seguro de que al surfista-kabuki no le gustaría que su cabeza tuviese incrustados ojos de conejo, y un triste cuerpo de gaviota en vez del suyo. A mi me parece una ofensa, un insulto a ese pequeño humano, que no le desearía a nadie.
    Ese ser no tendrá honor ni descanso en la muerte por gente como tu.

    ResponderEliminar
  4. Bien,partiendo de que yo no fui abortado, no puedo sentir empatía con una cabeza de un ser que carecía de raciocinio,¿lo tenía en potencia?si,pero no se da le caso mi peludo y agreste compañero, si tengo que sentir pena o un sentimiento de lastima similar por él también debería por las partes de los seres a las cuales está adherido,ya estaba todo muerto,el simplemete lo aprovecho y punto.
    Ese ser no llego a tener honor en la muerte porque no tuvo honor en la vida.

    ResponderEliminar
  5. Quien no tiene honor eres tu, mal nacido. Ese feto es mas persona que muchos. Deberías hacerte el seppuku por tratar a un muerto sin respeto, como mero material a disposición de macabras mentes como la tuya.
    Honra a tus antepasados tanto como a los descendientes.

    ResponderEliminar
  6. jajajja, es muy chistosa la escultura, esa cabecita parece frita con ojos saltones, muy cómica, y con cuerpo de gaviota, como un ícaro zombie, jajaj, chistoso el concepto, parece cabeza rostizada o un camote cocido.. hummm. que delicia, chau

    ResponderEliminar